Heladas tardías: «Tenemos un 50% de daños en promedio en toda la provincia»

Compartir nota

Un consejero de la Asociación de Viñateros consideró que las heladas de las madrugadas del lunes y martes «fueron catastróficas» para nuestra vitivinicultura

Este inicio de semana no ha podido traer peores noticias para los productores agrícolas de Mendoza, en especial para el sector de la vitivinicultura, debido a las heladas que cayeron en los principales oasis productivos, generando grandes pérdidas y daños a las plantas de vid.

Agustín Lattandi ingeniero agrónomo, productor y consejero de la Asociación de Viñateros de Mendoza comenzó una extensa charla sobre la situación de los pequeños productores de nuestra vitivinicultura diciendo que «estamos muy preocupados por lo sucedido con las heladas, hay muchas pérdidas y daños que pueden llegar a ser irreparables».

«Dentro de la Asociación de Viñateros agrupamos a productores de la actividad primaria -viñateros-de toda la provincia, contamos actualmente con unos 150 asociados, y tenemos representatividad en toda la provincia, por lo cual tenemos una ingeniera en el oasis norte y este, Yoana Aliotta, y yo, en el Sur y Valle de Uco», aportó el profesional.

 

El análisis de un desastre

El ingeniero Agustín Lattandi detalló profundamente lo vivido en los cultivos de vid por estas heladas tardías: «A este fenómeno hay que dividirlo en dos: el de esta madrugada (por el martes), afectó lo que es zona Este y Norte de Mendoza, y la helada de la noche anterior (madrugada del lunes), nos afectó a nosotros en San Rafael, General Alvear y Valle de Uco».

Luego continuó refiriéndose a lo temporal: «Hoy por hoy están afectados todos los oasis de Mendoza por este fenómeno. Normalmente en nuestro cultivos, la vid, las heladas que nos generan dolores de cabeza se dan a mediados de octubre, entre el 10 y 20, que es cuando el cultivo comienza a brotar. Un poco antes en el este y Norte, y luego a nosotros en el Sur».

«Pero esta helada tan tardía, con brotes de 20 o 30 cm de largo, con racimos florales visibles, se dio, y esto lo vivió mi abuelo, hace unos 20 años atrás, es poco común, no quiere decir que no se da. Los viejos de antes, decían que hasta la helada del Día de Todos los Muertos, había que tener cuidado, y este año se cumplió», dijo con amargura el también productor.

 

La difícil situación económica de los productores

Respecto a la crítica situación económica que este meteoro ha causado, reflexionó: «Se ha dado una situación límite entre la post pandemia, la crisis económica, la poca tonicidad de los precios de nuestro productos, que no copian la inflación; se da un combo explosivo».

Al consultarle sobre una evaluación de daños, no pudo precisar, pero sí aportó que «esto ha sido muy repentino, pero estamos relevando, ya que llevamos recién un día en el Este y Norte, y dos días acá en el Sur, pero me arriesgaría a decir que tenemos un 50% de daños, en promedio en toda la provincia. Acá en mi zona de influencia, ha sido un 10% más, quedando cerca del 60% de daños».

 

Un desastroso daño colateral

Más allá de malograr la próxima cosecha, el ingeniero reveló otro tema muy alarmante. «Hay algo que llamo el «daño visible», que vemos, y es el brote quemado, el racimo seco, pero lo que no estamos viendo, es de los racimos que quedaron, como van a venir. Porque ahí hay todo un daño que afecta a la célula. La merma recién la vamos a poder evaluar en el mes de diciembre, cuando veamos cuantos granos tiene el racimo».

Algunos productores hablaron de factores que potenciaron los daños de la helada, como por ejemplo que no pudieron regar en la previa y otros temas. «Se agravó la situación porque en estas dos últimas heladas, esta de principios de noviembre, y la de mediados de octubre, se dio otro combo explosivo: viento previo, lo que genera una deshidratación en los tejidos de la planta», explicó Lattandi, para agregar: «La del 9 de octubre afectó la yema, que estaba abierta y algodonosa, entonces la planta se desbalancea».

Otro fenómeno meteorológico se hizo presente para aportar los suyo: «En esos días hubo viento. El viento mueve la masa de aire, mueve las nubes, despeja el cielo, y cuando anochece, se genera un cambio de temperatura abismal», dijo el viñatero.

El golpe de gracia a los cultivos fue lo prolongado del fenómeno. «También afecto que se dieron las dos heladas desde muy temprano. Entre la una y dos de la mañana ya había temperatura bajo cero, y se prolongó hasta las 7 de la mañana. Aquel que pudo combatir con leña o algún método activo, debió hacerlo por muchas horas. Normalmente cuando se defienden heladas, su hace por medio grado (se sube la temperatura), y son dos horas. Entonces con unos tachitos de aceite quemado o gasoil, o leña, zafamos. Pero cinco horas, a tres grados bajo cero, es imposible», se lamentó Lattandi.

 

Podría no haber solución inmediata

Con el daño ya consumado, hay algo que es más doloroso para el productor, y es que la reparación física del cultivo no será rápida. «Lo que realmente nos preocupa, es que realmente, la planta, para recuperarse, es como una lesión de un ser humano. No es que se va a recuperar completamente para el año que viene. Para volver a la normalidad, van a pasar quizá dos temporadas. Esto es un desbalance fisiológico de la planta grave», disparó el ingeniero agrónomo

«Por eso pensamos que en algún momento va a haber que sentarse a hablar con el gobierno, porque la situación es realmente crítica, y teniendo en cuanta que la agricultura, y sobre todo la vitivinicultura, es la industria madre de Mendoza, y esto es general, no como un granizo, que afecta franjas de cultivo, y afecta a toda la provincia. Estamos ante un evento de emergencia», detalló el consejero.

Para finalizar, Agustín Lattandi explicó que el apoyo y trabajo en conjunto entre el sector vitivinícola y el estado serpa fundamental. «Este es un negocio de baja rentabilidad, con un productor que es pequeño, y con una planta a recuperarse posiblemente de acá a dos años, hay que ver donde ponemos los gastos económicos que tenemos. Hay que regarlo más eficientemente, fertilizarlo muy bien para generar más masa vegetativa, por lo que vamos a tener un montón de trabajo», cerró.

 

Fuente: diariouno.com.ar

Compartir nota